Usted está en: Inicio >> Historia >> Capilla de Jesús Nazareno

 

CAPILLA DE JESUS NAZARENO o DE LA SANGRE

 

Pocos datos tenemos acerca de la capilla de Jesús Nazareno o de la Sangre, como se la conoce popularmente y, que en siglos pasados estaba bajo la advocación de Ntra. Sra. de la Soledad. Se encuentra situada en los pies de la iglesia de San Pedro Apóstol, junto a la torre y, en un principio se trataba de una pequeña capilla, ampliada en siglos posteriores, en las inmediaciones del antiguo osario o carnero de la parroquia.

 

Desconocemos el año de su fundación, pero podemos afirmar que su origen es anterior a mediados del siglo XVII, porque el 4 de marzo de 1652, don Diego Osorio, inquisidor y vicario general del arzobispado de Toledo, en un escrito dirigido a la Cofradía de la Sangre, confirmó a los cofrades –además de los días de Pascua de Resurrección y Jueves Santo– las tres festividades de la Santa Cruz (3 de mayo, 17 de julio y 14 de septiembre) como las fechas en que poder ganar la indulgencia anual concedida por el papa Inocencio X. En dichos días habían de visitar, para poder ganarla, o bien la ermita del Stmo. Cristo de la Sangre o la capilla de Nuestra Señora de la Soledad sita en la dicha iglesia.

 

A.P.N. Bula de S.S Inocencio X donde aparece mencionada la capilla de Nuestra Señora de la Soledad

 

Años más tarde, don Alfonso de Santa Cruz, obispo titular de Metone y auxiliar de Toledo, con motivo de encontrarse en Novés confirmando –y con la autorización de cardenal Portocarrero, arzobispo de Toledo, concedió cien días de indulgencia en el altar de Ntra. Sra. de la Soledad, sita en la parroquial de este lugar, a todas las personas que, con devoción, rezaren tres salves.

 

A pesar de la estrecha vinculación de la capilla de la Soledad con la Cofradía de la Sangre, la propiedad de la capilla, en 1692, no pertenecía a los cofrades, sino a don Ramón Gil de Rozas, como consta en la partida de defunción y en el testamento de su hermano Francisco, donde leemos:

 

"Que su cuerpo fuese sepultado en la Iglesia parroquial del Sr. San Pedro, de este dicho lugar, en la sepultura que sus albaceas eligiesen, y eligieron sitio en la capilla del título de Nuestra Señora de la Soledad, que es propia de D. Ramón Gil de Rozas, su hermano."

 

Un tiempo después, la propiedad y el patronazgo de la capilla pasaron a la Cofradía de la Sangre y, por la gran devoción de los novesanos a la imagen de Jesús Nazareno que en ella se veneraba, se la comenzó a denominar con este nombre.

 

En el siglo XVIII, se hacen varias obras en ella para "la Sta. imagen de Jesús Nazareno y demás imágenes propias de esta cofradía" que le dan la estructura que hoy posee. Entre ellas, se construyen el camarín –que en su origen servía y sirve como lugar de custodia de los objetos de la cofradía– y la cúpula. Al construir esta, se cegó la ventana que se abría sobre la puerta de entrada y que aún en la actualidad podemos ver. Se intenta ampliar la capilla, comprando a la parroquia parte del osario pero, ante la necesidad de comprar un nuevo retablo para la ermita del Santísimo Cristo de la Sangre, solo se realiza parcialmente.

 

Exterior de la capilla. Podemos observar la parte originaria de la misma, adosada a la iglesia, y su posterior ampliación.

 

 

En 1721 la obra "está acabada de yesería y es necesaria pintarla para mayor adorno y colocar en ella dichas \ santas / imágenes." Por tal motivo, en el cabildo celebrado el día uno de junio, se acordó repartir el importe de la misma entre los cofrades y, dieron comisión al alcalde (presidente) y al para que realizasen la colecta y supervisasen la posterior colocación de las imágenes.

 

De ese mismo año, conservamos un Inventario de efigies y alhajas que tiene la cofradía de la Preciosísima Sangre y Vera Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, "así para el adorno de la ermita del Santo Cristo de la Sangre, titular y cabeza de esta cofradía, como en la capilla que esta cofradía tiene en dicha Parroquia y también para el adorno de las procesiones y monumento en la Semana Santa." En él se nos describen todas las pertenencias que poseía la cofradía y por él sabemos que, mientras que en la ermita del Cristo se custodiaban la imagen titular de la cofradía, su importante archivo, algunas reliquias y diversos objetos de culto; en la capilla se guardaban todo los enseres (ropa, andas, sepulcro, insignias, estandartes, etc.) que se utilizaban en los actos y procesiones del Viernes Santo, así como en la festividad de la Santa Cruz. Además este inventario nos ofrece la primera descripción de las imágenes que se encontraban en la capilla. Veamos:

 

"Primeramente una efigie de Jesús Nazareno con la cruz a cuestas, que se ha compuesto, este año de mil setecientos y veinte uno, para dar las tres caídas el Viernes Santo, por la mañana, a imitación del que está en Ocaña. Y es la dicha efigie de estatura natural, puesto [sic, por puesta] en una peana de peñasco. Y se advierte que este es el mismo que demás de cien años [c. 1621] a esta parte ha sido de dicha cofradía con el título de eccehomo, como consta de libros y papeles antiguos que [tiene] esta dicha cofradía en su archivo.".

 

Esta imagen de Jesús Nazareno se encontraba situada en:

 

"una peana grande, sobre [la] que está el [sic] Jesús entre año, de jaspe y oro. Sin talla."

 

En la capilla también se encontraban:

 

"la imagen de Nuestra Señora de la Soledad de estatura de siete cuartas y la imagen del Santísimo Cristo del Descendimiento y sepulcro como de siete cuartas de alto."

 

Tanto la imagen de Nuestra Señora de la Soledad como la del Cristo yacente se encontraban dispuestas en un retablo: "antiguo dorado que tiene en el pedestal su caja con su marco dorado y vidrieras para estar entre año el Santo Cristo del sepulcro. Y encima, en el cuerpo del dicho retablo, está Nuestra Señora de la Soledad."

 

También en esta capilla se guardaba, en una urna, bajo llave –que guardaba un hermano de la cofradía-, con cristales y una reja bastante espesa y fuerte, la sagrada reliquia del lígnum crucis o de la cruz de Cristo, regalo a la cofradía del religioso franciscano, fr. Francisco Fajardo, natural de Novés, en 1724.

 

Vista de la capilla en la actualidad

 

Como hemos visto anteriormente, las imágenes se encontraban colocadas a lo largo de todo el espacio de la capilla. Pero la cofradía deseando reunirlas en un solo espacio, acordó en 1791, con 668 reales sobrantes hacer un retablo en la capilla de Jesús Nazareno en donde se coloque con la mayor decencia esta sagrada imagen, el sacrosanto Lígnum Crucis, el sepulcro y Ntra. Sra. de la Soledad (todo) de esta cofradía.

 

En un primer momento y como era lo más habitual el retablo se acabó en blanco, es decir sin dorar, para lo cual el cofrade D. Juan Antonio Gil de Rozas, propone que se jaspeen y doren las orlas y cornisas que se tenga por conveniente para lo que propone que los cofrades y hermanos den limosna para tal efecto y la cantidad que faltase la pondría él debido al gran afecto y devoción que tiene a la imagen de Jesus Nazareno. El 31 de agosto de 1794, en cabildo particular, se acuerda que para dorar los bastidores -los cuales no se incluyeron en el ajuste de D. Juan Antonio Gil de Rozas- se saquen y se vendan, del caudal de cera de la cofradía, veinte libras de cera. Si lo recaudado no fuera suficiente se providenciará de donde se ha de arbitrar y de no hallarse ningún arbitrio, lo suplirá la hermandad por repartimiento o como más bien convenga. El importe total del dorado ascendió a 360 reales más 155 reales que costaron hacer las urnas que cobijaron las imágenes.

 

En el inventario (Archivo Diocesano de Toledo, leg. 240) realizado el 12 de mayo de 1911 por D. Pedro-Pascual Frutos Escobar, cura párroco, y el coadjutor, D. Lucas Almansa Romero, junto con el sacristán y mayordomo de la iglesia de todas las alhajas, ornamentos y demás bienes muebles existentes en esta parroquia se nos describe la capilla de Jesús Nazareno y el retablo anteriormente descrito:

 

Ítem en el mismo lado del Evangelio (esto es, la nave izquierda) y a continuación de la descrita anteriormente (se refiere a la capilla de Nuestra Señora de los Dolores) hay una capilla dedicada a N. P. Jesús con la cruz a cuestas. Tiene la capilla verja de madera pintadas bronceadas [sic] y un retablo con columnas de madera y plinto. En la hornacina tiene la imagen de N.P. Jesús con la cruz a cuestas; debajo hay un sepulcro de madera pintada y [con] cristales, que tiene cuatro ángeles en los cuatro ángulos y dentro una imagen -tallada y con goznes en los brazos- de Nuestro Señor Jesucristo. En la parte de arriba del retablo hay una figura de un sol, teniendo en el centro la figura del Santísimo Sacramento. Y en la hornacina del lado derecho tiene un sagrario donde se guardaba el Santo Lígnum Crucis y debajo, una esculturita pequeña, de piedra, representando a Ntra. Sra. del Pilar de Zaragoza. Y en la hornacina del lado izquierdo, la imagen de Nuestra Señora de la Soledad. Tiene mesa de altar: con sacras -con cristal [y] marco dorado- y cubre altar de tela morada.

 

En el año 1910, como consta en una placa "SE REEDIFICÓ ESTÁ CAPILLA SIENDO PRESIDENTE DE LA COFRADÍA MARIANO BLANCO DÍAZ ALFÉREZ ILDEFONSO VALTIERRA Y VALTIERRA. SECRETARIO DANIEL LÓPEZ Y AYLLÓN." Creemos que más que una edificación ex novo fueron - a juzgar por los libros de cuentas de aquellos años- unas obras de arreglo, acondicionamiento y consolidación de la misma. En años posteriores se han hecho varias reformas en la capilla (apertura de la ventana, revestimiento de las paredes y suelo etc.) que le dan el aspecto que hoy tiene.

 

Ministerio de Fomento, Archivo del I.G.N, Trabajos topográficos. Provincia de Toledo. Región de Escalona. Término de Novés. 1879. Plano de la Iglesia Parroquial donde podemos observar la capilla de Jesús Nazareno.

 

A lo largo del tiempo en el altar de Jesus Nazareno se celebraban varias misas y oficios religiosos encargadas por los devotos y por la misma cofradía por diversos motivos (cofrades difuntos y sus familiares, acción de gracias etc.) Especial solemnidad revestían los actos celebrados en la festividad de la Santa Cruz, el día del Dulce Nombre de Jesús y las solemnidades de las tres pascuas (Navidad, Resurrección y Pentecostés) donde asistían los cofrades con sus hachones encendidos.

 

Decoracion actual de la cùpula de la capilla, restauración llevada a cabo en el 2014.

 

Actualmente es una capilla bastante concurrida, en especial los viernes de Cuaresma, días en que numerosos fieles se acercan hasta ella para el tradicional besapiés a la imagen de Jesús Nazareno, al igual que en la de Semana Santa, especialmente el Viernes Santo.

 

Juan José López de la Fuente

Cofrade de la Preciosísima Sangre de N.S.J.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver arriba

- Copyright © 2012 - Cofradía de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo de Novés (Toledo) -

- Todos los derechos reservados -